UCB - ABRIL  - SECRAD


SECRAD

SECRAD 29 AÑOS DE UN COMPROMISO
POR EL DERECHO A LA COMUNICACIÓN

Por José Luis Aguirre Alvis

El SECRAD, Servicio de Capacitación en Radio y Televisión para el Desarrollo, instituto especializado en comunicación educativa y para el desarrollo de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”, Regional La Paz, fue creado hace 29 años mediante Resolución Rectoral 004/86, del 30 de Marzo de 1986. Su inicio parte de la gestión de un proyecto apoyado por la UNESCO a través de su Programa Internacional para el Desarrollo de la Comunicación (PIDC) que estaba dirigido a generar un espacio de fortalecimiento y capacitación de comunicadores empíricos especialmente de radioemisoras rurales, reporteros populares y locutores en lenguas nativas. Los objetivos de su presencia en su nacimiento señalaban: “Contribuir al establecimiento de una política global nacional de radiodifusión; Aumentar el número de técnicos y profesionales capacitados en la radiodifusión (radio y televisión) para el desarrollo nacional, especialmente para el apoyo a los programas de educación, ciencia y la cultura, y; Brindar a las instituciones promotoras del desarrollo nacional en los sectores de agricultura, salud, educación, servicios públicos y otros, la posibilidad de producir programas de apoyo audiovisual y radial a través de convenios específicos para cada necesidad.”

Este recorrido de ahora 29 años, han enriquecido y ampliado la gama de sus objetivos por el servicio desde la universidad a mejorar las condiciones de la comunicación en el país. Así, actuando sobre la esfera pública de la comunicación el SECRAD ha podido incidir directamente sobre la adopción de la práctica de la radiodifusión comunitaria en Bolivia. Para esto impulsó y finalmente alcanzó en 2004 el reconocimiento de la presencia de la radiodifusión comunitaria (radio y TV), que no figuraba como un actor de la comunicación y más aún por años había permanecido en condición de vulnerabilidad, la que se hizo explícita por vez primera en la norma jurídica de Bolivia a través del primer Decreto Supremo para la Reglamentación de la Radiodifusión Comunitaria. De éste inicio la presencia institucional de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” a través del SECRAD ha permitido también incidir en la introducción, dentro de su compromiso por el derecho a la comunicación en Bolivia, normas relativas al derecho a la comunicación de las bolivianas y bolivianos tanto en el texto constitucional del Estado Plurinacional (Art. 106), y en los alcances de la comunicación social para las personas con discapacidad traducidos en la Ley General de las Personas con Discapacidad (Ley 223), y de modo amplio en su Reglamento (D.S. 1893). De ahí que el reconocimiento y uso de los lenguajes alternativos de la discapacidad significan un avance vital para que la comunicación inclusiva y como garantía para la expresión y acceso al conocimiento por los sectores con discapacidad.

El trabajo de apoyo, fortalecimiento y asesoría a los medios de radiodifusión rural, comunitaria, provincial e indígenas de Bolivia ha permitido la presencia del SECRAD en gran parte del territorio nacional y sobre todo le ha hecho ganar en los años de desempeño un conocimiento estrecho de la realidad y condiciones en las que operan los medios de difusión en el sector rural y provincial.  Por otro lado, desde inicio de los 2000 el SECRAD introdujo además un nuevo campo de intervención a sus específicas tareas y consiste en su abordaje del derecho a la comunicación con y desde las personas con discapacidad. Siendo promotor en 2005 del Primer Seminario Internacional de Comunicación y Discapacidad, actividad que congregó en Bolivia a un gran número de especialistas internacionales en el tema posibilitando así armar la agenda de trabajo en el área de la comunicación inclusiva que hasta ahora se viene cumpliendo con los siguientes alcances: formación de comunicadores con discapacidad como una alternativa laboral y como canal para el ejercicio del derecho a la comunicación; la investigación de la relación medios de difusión y presencia de las personas con discapacidad; producción de materiales educativos y audiovisuales inclusivos, entre los que destaca la traducción al sistema de la Lengua de Señas Boliviana de la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia. Y la experimentación y ahora producto que le ha hecho merecedor del reconocimiento internacional por introducir en Bolivia el primer diseño de página WEB accesible a las personas con discapacidad. El sitio www.sobretodopersonas.org ha sido calificado como la primera página accesible a las personas con discapacidad en Bolivia por la W3C, entidad que desde España observa el cumplimiento de todos los estándares para facilitar el acceso a la información de las personas con discapacidad. La página desde su inicio se ha constituido en el mayor motor de la circulación de materiales referidos a las distintas temáticas de la discapacidad, la difusión de los marcos normativos nacionales e internacionales sobre la discapacidad y sus derechos, además de ser difusora de materiales de sensibilización pública y educación por  una cultura de buen trato y comunicación inclusiva en Bolivia.

Entre otro de los nuevos alcances del SECRAD se cuenta con la oferta de servicio a la comunidad de talleres en Cultura de Buen Trato a las Personas con Discapacidad, los que le han permitido abrir todo un escenario de nuevos servicios en distintos sectores de la sociedad boliviana. Así, uno de los frentes abiertos desde 2012 son los servicios de capacitación para el sistema bancario y financiero de Bolivia, para la estructura policial, y para los sistemas de transporte público, como el teleférico y el mecanismo de las Cebras en la ciudad de La Paz.  Desde el campo de la discapacidad dentro de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” figura la máxima aspiración de hacer que la institución sea un caso efectivo de educación superior inclusiva en cumplimiento de su misma misión educativa de enfoque católico.

La visión del SECRAD es la  democratización de la comunicación como un ejercicio activo del derecho a la comunicación e información que corresponde a todos e incide, directamente, en la construcción de una sociedad más inclusiva, justa y equitativa. Y en el alcance de esta visión el asumir la comunicación como un proceso capaz de permitir la transformación social hace que el mismo campo de la comunicación para el desarrollo siga teniendo vigencia no sólo académica sino de intervención efectiva haciendo que la palabra sea un derecho de todas y todos.

La Paz, marzo de 2015