UCB - MAYO  - Piotr Nawrot: la enseñanza de la música en las misiones no era difícil, los indígenas ya tenían composiciones








Piotr Nawrot: la enseñanza de la música en las misiones no era difícil, los indígenas ya tenían composiciones

El padre Piotr Nawrot, experto en música barroca chiquitana, sostuvo que la “enseñanza de la nueva música en las misiones no necesariamente ha sido una tarea tan complicada” porque los indígenas ya tenían composiciones musicales y reinventaban sus composiciones a partir la música traída de Europa.


VIDEO DE LA CONFERENCIA

El sacerdote, que realiza investigaciones sobre la música misional hace tres décadas en Bolivia y en algunos países de la región, ofreció una conferencia magistral sobre la “Música del tiempo de la colonia española, en los archivos musicales de Bolivia”, durante la celebración del 52 aniversario de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”, la noche del lunes.


El padre Nawrot manifestó que “en la música que se desarrolló entre los indígenas, lo más curioso es que, después de tres décadas de estudio, puedo confirmar que la música autóctona entró a ser anotada en el sistema del pentagrama, tremendamente importante para abrir nuestros horizontes; esto quiere decir que había los modos de hacer música y la función que la música tenía antes de la conquista y antes de las primera evangelización”.


El experto, que combinó su presentación con música en la colonia, afirmó que “estaba prohibido enseñar religión a los indígenas en español” y “ningún misionero podía ir a trabajar en las etnias sin conocer al menos dos lenguas indígenas”. Dijo que tiene documentación recuperada de sermones, catecismos, oraciones, entre otros, en lenguas indígenas. “Sorprende que estos textos son composiciones de los indígenas”, acotó.


Dijo que entre las varias restauraciones y bien guardadas está el Manuscrito de Chiquitos con 5.500 páginas y 3.100 partituras. También afirmó que se logró archivar 13.000 páginas de música misional. “Esto es una muestra de que las reducciones han sido centro de desarrollo de la música sacra en el mundo, entre 1720 y 1770”, añadió.


Una particularidad de los nativos, prosiguió, era que reinventaban sus composiciones a partir una música europea, ya que ellos tenían una visión que iba más allá de la hermosura y sofisticación de los acordes. “En Moxos hay 130 obras con letras de los indios (…) En Bolivia tenemos que rescribir la historia de la música porque lo que ocurrió aquí no se tomó en consideración”, añadió.


El padre Nawrot destacó el trabajo de las congregaciones religiosas –jesuitas, franciscanos y agustinos– que llegaron a Bolivia no solo a catequizar a los indígenas, sino a compartir un legado que pervive hasta ahora gracias a la sabiduría de sus intérpretes. El repertorio misional corresponde a los pueblos indígenas: chiquitano, mojeño y guaraní.


Afirmó que es parte de su estudio la música de los conquistadores, de los misioneros, la música compuesta por compositores de Europa, por criollos, por indígenas, también la catedralicia de Sucre, la más grande en toda América, la conventual, la afroamericana y autóctona.

La Paz, 15 de mayo de 2018