“Herramientas para implementar la formación humanista cristiana en las Universidades Católicas” 16/03/2023

III Encuentro de Rectores y Vicerrectores Académicos miembros de la Subregión Andina de la Organización de Universidades Católicas de América Latina y el Caribe (ODUCAL)

15 al 17 de marzo de 2023 – Quito Ecuador

 Presentación 09: “Herramientas para implementar la formación humanista cristiana en las Universidades Católicas”

Ponente: P. José Fuentes Cano

Rector Nacional, Universidad Católica Boliviana “San Pablo”

 

-Una universidad que, como la Universidad Católica, se caracteriza por la búsqueda de la verdad, necesita profundizar en EL HUMANISMO.

-La insistencia de la Ex Corde Ecclesiae sobre la búsqueda de la verdad no deja lugar a dudas que se trata de la totalidad de las dimensiones de la verdad, incluida la dimensión divina.

-Una búsqueda que se hace en un plano existencial y no solo de búsqueda intelectiva, abarcando todas las dimensiones del ser humano.

-La verdad se busca mediante la “Investigación, la conservación y la comunicación del saber”.

-La unidad e integración del saber tiene como consecuencia práctica el cultivo de la universalidad de las ciencias incluidas la filosofía y la teología

-El humanismo es un discurso sobre la naturaleza o esencia del ser humano, que surge en el pensamiento cristiano en diferentes etapas históricas.

-Su fundamento es filosófico-teológico: todos los seres humanos han sido creados a imagen y semejanza de Dios y tienen la misma dignidad.

-Transmitir una antropología basada en el concepto de persona y en el carácter abierto a la trascendencia del ser humano.

-Un ser humano que se significa por sus actos libres, en cuanto la libertad es lo que permanece en el ser humano de la imagen y semejanza con Dios.

Por tanto la necesidad de decidir de acuerdo a nuestro carácter ético, racional y trascendente.

-La existencia de una esencia humana y la igualdad de todos los seres humanos sin distinción de sexo o color, en todas las etapas de la vida, por tener toda la misma dignidad.

-Necesitamos lograr profesionales con capacidad para interpretar el mundo en el que viven. Necesitamos reforzar la presencia del pensamiento cristiano, del pensamiento sólido en la universidad.

-Hay que formar pensadores, intelectuales, profesionales que no saben solo ciencia experimental, tecnologías, pensamiento instrumental, pensamiento unidimensional, o sea, de una sola dimensión, la dimensión empírica.

-La universidad no debe dejar de pretender formar intelectuales, personas de sólida y amplia formación humanística.

-Es necesario que en nuestros currículos en forma amena, en forma pedagógica, progresiva vayamos introduciendo en una forma de pensamiento holístico, integral, filosófico, vayamos metiendo historia de las ideas, epistemología y otras materias que ayuden a pensar y a profundizar.

-Vivimos en tiempos de pensamiento líquido, poco preocupado por la verdad, formado de retazos de verdad, de eslogan, a la medida de los mensajes virtuales, pero poco acostumbrados al pensamiento holístico, profundo, global.

-Hoy día vivimos en los tiempos del relativismo, para el que no hay verdades y todo puede ser verdad, si alguien lo defiende. La verdad se ha convertido en algo líquido y en opinión. Todo lo que se opina puede ser verdad

-Nuestro Plan de Desarrollo Universitario, en su visión, afirma que necesitamos una Universidad que eduque personas que piensan.

– estudiantes de la Universidad Católica Boliviana deben caracterizarse por la capacidad de dialogo interdisciplinar. Hay que encontrarse con los diferentes y aprender a caminar con ellos. Hay que formar mentes pensantes, intelectuales y no solo técnicos.

-Es importante fomentar el diálogo entre todos, entre carreras, entre regiones, en un intento por hacer pensar e integrar la pluralidad.

-Hay que introducir el pensamiento crítico en todas las materias de la universidad. Necesitamos docentes que fomenten el pensamiento crítico y eduquen en la capacidad de pensar.

-Como universidades católicas debemos presentar la persona de Cristo, no solo a Jesús, sino al Cristo que salva, que resucitó, que ha vencido a la muerte y nos da sentido a la vida por su triunfo sobre la muerte y nos acompaña hoy en la vida. El es una persona viva, no solo alguien del pasado.

-También una materia en la que se escuche a los alumnos, en la que puedan hacer preguntas sobre su ser personal, sobre la construcción de la identidad como personas.

-Hoy día falta diálogo con los adultos. Una materia que ayude a descubrir el ser interior a descubrirse como personas libres, pensantes y en diálogo con otros.

-En esta línea la Doctrina Social de la Iglesia debe estar muy presente en nuestra universidad y ser conocida por todos los alumnos en sus diferentes realidades profesionales.

La DSI es un conjunto de reflexiones inspiradas en el Evangelio para la vida en sociedad y que da respuesta a las más variadas cuestiones constituyéndose en un pensamiento muy sólido.

-Hay que Introducir en los currículos la materia de ética profesional para reflexionar sobre el ser moral del ser humano y esto debe ser una característica de la universidad católica.

-Hay que aclarar tantos temas hoy puestos en duda como el respeto a la vida, a la propia identidad sexual y tantas dudas que tienen nuestros alumnos sobre las bases morales de la vida cristiana.

-Es necesario ayudar a conocer la historia de las ideas, en las diferentes carreras. La historia de las ideas económicas, la historia de las ideas filosóficas, la historia de las ideas de las diferentes técnicas e ingenierías, la historia de las ideas sociales, etc.

-También la epistemología. Es la forma en que conocemos la realidad, la forma en que conocemos y nos acercamos, desde diferentes perspectivas a la verdad. No es lo mismo la forma en que busca la verdad la ciencia experimental, las ciencias humanas, la filosofía o la teología.

-No es lo mismo la verdad como la entiende el arte. Hay diferentes formas metodológicas de llegar a la verdad y la forma en que conocemos, en que nos ponemos ante los objetos, como sujetos pensantes, condiciona esa búsqueda de la verdad, a la que todos aspiramos.

-No es lo mismo la forma de conocimiento que tienen los científicos, a la de los filósofos. Es importante profundizar estos temas en nuestra Universidad Católica.

Facebook
YouTube
LinkedIn
Instagram