Acto Académico por el 56 aniversario de la Universidad Católica Boliviana

Autoridades, alumnos, profesores, colaboradores y comunidad U.C.B.  acompañaron estos momentos celebrativos en la sede La Paz y de manera general a través de la trasmisión por las redes sociales las sedes de Cochabamaba, Santa Cruz y Tarija.

El mensaje del Rector Nacional, Padre José Fuentes inició con el agradecimiento por el primer año de gestión que lo calificó como una experiencia inolvidable. “ He visitado todas las sedes de la U.C.B. conozco ya a los colaboradores, docentes y personal administrativo, incluso algunos estudiantes, pero seguiré conociendo más, conozco muchos rostros concretos y hoy les doy las gracias por su trabajo y la colaboración que me han prestado, la misión encomendada de servir a la Universidad Católica se ha convertido en parte de mi vida y me ha supuesto conocimiento de personas, compartir ideas, sueños, ideales, tomar decisiones difíciles, dolorosas, otras agradables, hermosas y un enriquecimiento personal inmenso”.

La visión de los fundadores de la Universidad Católica fue la de formar profesionales cristianos al servicio de la sociedad boliviana, al servicio del pueblo, parafraseando estas palabras el Rector Nacional expresó que “hay muchos proyectos que nos motivan y nos mueven cada día: construir el necesario modelo académico, seguir adelante con la elaboración de un Plan Estratégico Institucional que nos dé un norte, objetivos claros que nos orienten en el trabajo que hacemos todos, objetivos elaborados y conocidos por todos, una visión de universidad, un sueño compartido, un estímulo al trabajo docente convencido y en el que todos se sientan motivados y comprometidos, una universidad con claras líneas de investigación y que realmente aporte conocimiento e innovación al desarrollo del país y en el logro de todo este plan, seguimos adelante”.

Refiriéndose a la identidad católica manifestó: nuestro futuro como universidad está en ser católica y eso es lo que debemos aportar al conjunto de universidades hermanas públicas y privadas del país, nuestra identidad, nuestra diferencia es justamente lo que constituye nuestro presente y, más aún, nuestro futuro. Cada universidad aporta lo propio, lo que la hace diferente y eso es su identidad y nosotros aportamos nuestra identidad propia: la fe en Cristo Jesús de esta comunidad universitaria; fe desde la que aportamos a la búsqueda de la verdad, finalidad común de todas las universidades.

Continuando recordó la importancia para la universidad de un dialogo fecundo entre la fe y la ciencia, por ello además que la UCB esta impulsando el músculo investigador con recursos y tecnología también presta atención al espíritu y la actitud que deber ser parte de las virtudes en los docentes en ese espíritu de la búsqueda de la verdad desde la economía, de la sociedad, de la educación, del derecho, de la medicina, de la filosofía, de la teología, de las tecnologías, de la información, de las ciencias exactas, de las ingenierías y de todas las áreas del saber que la universidad cultiva.

Hizo referencia a la Universidad en salida hacia la sociedad; explicó que la U.C.B.  se esfuerzas por dar oportunidades a los más necesitados de la sociedad, jóvenes que quieren esforzarse, y buscan educación de excelencia, para ello se viene trabajando en un renovado sistema de becas.

“La Universidad Católica tiene un proyecto de transformación de la sociedad, esto nos exige vivir y transmitir un ideal de justicia, de honestidad, de ejemplaridad en nuestros actos que tiene que ser vivido con convicción y transmitido a nuestros estudiantes”, dijo.

Asimismo, recordó el trabajo que lleva adelante las Unidades Académicas Campesinas y todas las obras de la Iglesia, un verdadero trabajo académico en el corazón del mundo rural y urbano, cuyo trabajo social y altura académica.

“Debemos mirar nuestras ciudades emergentes, como El Alto y cinturones de crecimiento de las grandes ciudades, como el plan tres mil en Santa Cruz, como lugares en los que la Universidad debe estar presente caminando junto a los que buscan el desarrollo de Bolivia”, dijo.

Otros desafíos expresado por la autoridad académica es el fomentar el voluntariado y la participación de docentes y estudiantes de la U.C.B. en las instituciones que buscan el desarrollo sostenible, la cultura de la paz, la ecología integral y la lucha por la vida y la dignidad de las personas.

“Cuento con ustedes. Hay que trabajar mucho, hay que esforzarse más aún. Hemos de celebrar los próximos 60 años con una universidad renovada y que responda a los grandes desafíos que tenemos”, concluyó.

Luego se procedió a la imposición de la Medalla San Pablo por servicios extraordinarios prestados a la Universidad Católica Boliviana a Paula Peña, Francesco Zaratti, Carlos Gerke, Armando Sejas y Adolfo Valenzuela; todos ellos directores de la Junta Nacional de la UCB que concluyeron el servicio solicitado.

En nombre de todos ellos el Padre Armando Sejas expresó:

“Agradecemos a todos los que ha confiado en su momento para que podamos contribuir a la universidad institucionalmente. En estos casi 10 años hemos aprendido juntos uno del otro con el único fin de que la U.C.B. desarrolle, crezca y continuamente escuchábamos la orientación del Papa Francisco de ser una universidad en salida que no solo reconozca la ciencia y el desarrollo humano sino especialmente la individualidad que tiene cada persona y estudiante a los cuales nos debemos”.

Facebook
YouTube
LinkedIn
Instagram